El dormitorio es una de las estancias más importantes de la casa, ya que es donde descansamos y dónde día a día dormimos y nos relajamos para poder afrontar otro día más de trabajo o de actividades, por lo que es muy importante que mantengamos limpia y cuidada esta parte de la casa. Mantenerlo siempre recogido, limpio y con buen olor es de una importancia extrema. Pero tenemos que tener en cuenta que, aunque no lo veamos a simple vista, día a día en nuestra habitación se acumulan ácaros y polvo. Tal es el punto que llegar a molestar al cuerpo, incluso reduciendo la capacidad para conciliar el sueño o dormir sin interrupciones, debido a la cantidad de polvo o incluso humedad.

Eliminar el polvo

Cuando estamos en una estancia que existe mucho polvo, cuesta respirar y hasta nos podemos poner a estornudar varias veces seguidas sin poder parar. Así hay que tener un poco de orden y limpieza para que éste hecho no se de, y aunque nos de pereza, hay que mantener en línea nuestra habitación, para que día a día sea un lugar en el que más agusto estemos. Además, haciendo varias tareas diarias y alguna de vez en cuando se puede mantener perfectamente una habitación limpia y ordenada.? Así que os vamos a dar una serie de consejos para limpiar las habitaciones de tu casa para terminar con esta situación. Primero os vamos a dar una de los tips más fáciles y es que abras la ventana y dejes airear la habitación. Con unos 10 minutos es suficiente, pero si en verano o épocas que haga más calorcito la dejas abierta mañ tiempo mejor que mejor. Ésto sirve para que salgan los malos olores del sudor de toda la noche y que el sudor que está en las sábanas no produzcan ácaros. Además no es recomendable hacer la cama nada más levantarte, ya que así esos ácaros se mantendrían en las sabanas. Es mejor dejar las sábanas como están mientras se airean con el aire fresca de la calle. Ten en cuenta que de media una persona produce medio litro de sudor mientras duerme. El hecho de la cantidad de sudor que producimos mientras dormimos hace que las sábanas haya que cambiarlas de una manera bastante periódica, sobre todo si te has puesto enfermo y has tenido que estar de reposo en la cama. Lo mejor a la hora de lavar la ropa de cama es hacerlo a temperaturas altas para que se mueran todas las posibles bacterias.

Limpia el colchón cada cierto tiempo

Otro punto al que hay que “atacar” cuando queremos desinfectar la habitación cuando ha habido alguien que haya estado enfermo, es el colchón. Aunque no hace falta que limpiemos el colchón, sólo cuando haya habido alguien enfermo, sino también cada cierto tiempo, para eliminar cualquier tipo de bacteria o molécula que pueda a llegar a molestarnos y que pueda generar malos olores. Algunos entendidos en este tema nos dan diferentes consejos a la hora de limpiar el colchón de tu cama y poder acabar con la mayor parte de las bacterias, la humedad y los virus. Para ayudarnos a desinfectarlo y asegurarnos de combatir ácaros y bacterias, podemos hacer una sencillísima mezcla de bicarbonato y unas gotas de aceites naturales para dar un muy buen olor.
El bicarbonato de sodio contiene propiedades antisépticas y antimicrobianas que nos ayudarán a eliminar los gérmenes y malos olores. Y por otra parte, los aceites esenciales son a su vez antimicrobianos que ayudarán a complementar la acción del bicarbonato a la vez que dejarán un aroma agradable. Simplemente con esta mezcla, la esparces encima de la superficie del colchón y la dejas actuar. Es preferible hacer esto por la mañana y dejar actuar todo el día, y a última hora de la tarde, con un aspirador eliminar cualquier resto de bicarbonato. Es muy sencillo, y muy muy barato. Éste simple hecho te ayudará a mantener limpio y seguro tu colchón. Otro objetivo a tener en cuenta son las almohadas o los cojines que usemos para dormir. Con las almohadas ocurre algo muy similar a lo del colchón, al reposar ahí la cabeza, ésta absorbe el sudor, células muertas y todo tipo de alergénicos que pueden proliferar con facilidad. Así que se aconseja lavarlas como mínimo 2 veces al año y cambiarles las fundas cada 15 días.

Presta atención a persianas y cortinas

Otro punto en el que se absorben muchos ácaros y polvo, son las cortinas. El gran problema de las cortinas es que casi nunca se lavan, ya que al no tener contacto con ellas diariamente, casi no les damos la importancia que tienen. Pero al estar muy expuestas a la calle, éstas absorben mucho polvo y suciedad, por lo que es muy recomendable lavarlas, como mínimo, dos veces al mes. Así a la hora de comprar unas cortinas ten muy en cuenta que se puedan lavar en la lavadora y si es de una tela que no se arrugue, mejor que mejor, así no hará falta plancharlas. Si en tus ventanas no tienes cortinas, pero sí persianas, tampoco te olvides de pegarles un repaso de vez en cuando con algún producto desinfectante. Después de todo esto, sólo nos quedaría quitar el polvo de los muebles que puedas tener en la habitación. Y otro punto muy importante. No dejar cúmulos de ropa encima de la silla, o dejar los elementos tirados por la mesa o cualquier otra cosa fuera de su sitio. Cuando llegamos a casa después de trabajar, lo que menos apetece es ponerse a ordenar la habitación. Pero si en vez de dejar tirados los zapatos o dejar la ropa encima de algún mueble, directamente dejamos los zapatos en un zapatero y la ropa en el armario o cubo de la ropa sucia, ya verías como la habitación estaría mucho más recogida y además no se acumularia tanto polvo. El tener todo ordenado relaja y ya verás como podrás descansar muchísimo mejor. Aún así siempre tendrás que quitar el polvo de las superficies periódicamente, pero será mucho más fácil y más rápido.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.