Si hay algún lugar de la casa en la que pasan cosas sin parar, ese sin duda es la cocina. Esta estancia está en el top en cuanto a todo en un hogar: en horas pasadas dentro de sus paredes, en las partidas presupuestarias en una reforma, etc. Dada la gran importancia de la cocina en la casa, no es de extrañar que también sea uno de los espacios que más pereza nos da limpiar. A continuación, vamos a darte una serie de consejos y tips para limpiar tu cocina, tanto para mantenerla perfecta en el día a día como para limpiezas más profundas.

Acuérdate de los muebles superiores

Todo lo que se escapa de nuestra vista o no está a nuestro alcance fácilmente es como si no existiera. Los muebles de cocina altos no son una excepción, y este mobiliario en particular es uno de los que cogen más suciedad. Si no quieres que te cueste mucho trabajo dejar los muebles superiores limpios, tendrás que limpiarlos con más frecuencia de lo que te gustaría. Si lo haces de forma rutinaria (1 vez a la semana aprox.) con un trapo humedecido con agua caliente y un poco de jabón o vinagre será más que suficiente.

Los azulejos existen

Al hilo del punto anterior, los azulejos suelen pasar desapercibidos en las limpiezas de cocina del día a día. Para mantenerlos siempre perfectos, te recomendamos que apliques lo mismo que para los muebles de cocina. Aunque hay que prestar atención especial a las zonas que puedan recibir salpicones procedentes de las ollas y sartenes, tablas, fregadero y toda zona de actividad. Estas zonas es recomendable limpiarlas en cuanto se ensucian y reciben uno de estos salpicones.

Los recipientes y accesorios también existen

Es posible que este encabezado puede sonar ambiguo, pero ahora pasamos a explicarlo mejor. En muchas encimeras solemos encontrar artilugios como fruteros, recipientes de especias, porta-rollos, etc. que muchas veces obviamos que hay que limpiar en si mismos. Algunos dan más pereza que otros, como por ejemplo los escurreplatos, como los que podemos encontrar en EscurrePlatos.com. Este objeto en concreto suele acumular cal y otra suciedad procedente del lavado y secado de la vajilla y demás. Con algún producto desincrustante y con cuidado podemos ir eliminando esos restos tan molestos.

No olvides el microondas y el horno

Estos dos electrodomésticos son fácilmente olvidables a la hora de limpiarlos, ya que al tener su propia puerta una vez se cierra es como si lo que hubiera dentro no existiera. Una vez a la semana es conveniente que eches una mirada por dentro y limpies sus paredes para que no vaya acumulándose la suciedad. Si lo utilizas y algo se derrama o similar, lo mejor es que quites esa mancha en cuanto puedas para evitar que se quede pegado, puesto que luego es mucho más complicado quitarlo.

Los mecanismos, los grandes olvidados

Cuando entramos en la cocina tenemos puesta la mirada en lo evidente: electrodomésticos, muebles, encimera, grifería… Pero muchas veces pasamos por alto de los mecanismos que accionan la iluminación de la cocina o los propios electrodomésticos. Es importante ir limpiándolos para que no se vaya acumulando la suciedad. Pensemos que cuando estamos cocinando solemos tener las manos llenas de grasa o comida y vamos tocando estos mecanismos, que van acumulando todo lo que llevamos en las manos.

Bonus: el suelo

Aunque puede parecer algo obvio para muchas personas, otras muchas no conocen que utilizar el agua caliente para fregar el suelo es mucho mejor, ya que ayuda a limpiar mejor la grasa. Nuestra recomendación es que para que el suelo luzca perfecto hagas dos pases de fregada. Primero una, deja secar y luego otra. Perfecto.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.