La lengua es un órgano del cuerpo al que muchas veces no prestamos la suficiente atención cuando en realidad se trata de una parte de nuestra boca muy importante que tiene las glándulas salivales y en la cuál se ubica además el sentido del gusto. La lengua es además un músculo que tiene varias funciones esenciales para la salud de tu boca y de tus dientes, así como también para la salud a nivel general de las personas porque nos ayuda a permanecer hidratados y cuida nuestra digestión. En este artículo te contamos algunos consejos y recomendaciones para limpiar la lengua a la perfección, decir adiós al mal aliento y prevenir todo tipo de enfermedades de la boca.

Cómo limpiar la lengua a la perfección

La lengua es un órgano o músculo que favorece la masticación de los alimentos y que también los hidrata mediante la salivación con lo que resulta fundamental para la buena salud de cualquier persona. Asimismo, la lengua es utilizada por los seres humanos para comunicarse. A pesar de ello, cuando cuidamos nuestra higiene bucal y nos cepillamos los dientes solemos olvidarnos de la lengua, cuando una correcta higiene de esta parte del cuerpo es fundamental para evitar el mal aliento y el desarrollo de todo tipo de enfermedades de boca y de encías.

Una buena higiene de la lengua es fundamental ya que su correcta limpieza sirve para controlar las bacterias no deseadas en la boca y en el aparato bucodental en general sirviendo para prevenir muchísimas enfermedades diferentes. Si cuidas mucho tus dientes pero nunca te limpias tu lengua estás cometiendo un error porque estas bacterias depositadas en tu lengua pueden llegar a provocar la aparición de caries en tu dentadura y problemas más graves como alguna enfermedad fuerte relacionada con las encías que si no se trata a tiempo podría llegar a producirte muchas molestias.

Es por todo ello que es muy importante el limpiar la lengua de forma adecuada ya que se trata de un órgano que además combate de forma eficaz el mal aliento, con lo que cuanto más limpia esté tu lengua mejor será el olor de tu boca e incluso puede contribuir a ayudarte a mejorar el sentido del gusto cuando comas cualquier tipo de alimento.

Es muy importante tener en cuenta también que si en algún momento ves que tu lengua cambia de color, la notas más pastosa, sientes que tiene mal sabor o cualquier otro problema es fundamental que vayas al médico o al dentista para que pueda darte un buen diagnóstico. Tanto los estomatólogos como los odontólogos son unos buenos profesionales de la sanidad que te podrán aconsejar de forma muy eficiente para que cuides al máximo la higiene de tu lengua o empieces a tratarte de cualquier tipo de enfermedad de estómago, encías o boca.

Limpiar la lengua es además sencillo y muy rápido, no vas a necesitar aparatos muy sofisticados para hacerlo y tampoco requerirás de mucha fuerza para este proceso, con lo que deberías empezar a hacerlo diariamente junto con tu higiene bucal para lograr limpiar toda tu dentadura de manera mucho más eficiente incluyendo la lengua en el proceso de cepillado de los dientes.

Si no dispones de artículos especialmente preparados para la higiene de la lengua, con la parte de detrás del cepillo de dientes o sencillamente con una cucharita de postre podrás limpiar bien tu lengua, aunque, como vemos en Esenziale.com, existen alternativas mucho más higiénicas y eficientes como los limpiadores de lengua o los raspadores de lengua con acabados ergonómicos que te ofrecerán unos resultados óptimos. Si quieres mucha eficacia sin duda estas opciones son las más recomendables para limpiar tu lengua a la perfección, decir adiós al mal aliento y prevenir las enfermedades bucales.

Para limpiar la lengua como los profesionales de la higiene dental el primer paso que deberías realizar es usar un buen enjuague bucal. Escoge un tipo de enjuague adaptado a tus necesidades dentales concretas (por ejemplo, para encías sensibles, para personas con ortodoncia, etc.). Enjuaga la boca de forma eficiente por todas las zonas, inclusive la lengua, durante al menos unos dos minutos de tiempo. Para enjuagar tu boca recomendamos utilizar siempre agua templada ya que te permitirá reblandecer al máximo la zona que cubre tu lengua. Después de realizar este proceso escupe siempre el agua o de lo contrario todas las bacterias y toxinas que hayas conseguido limpiar de tu lengua irán a parar de nuevo a tu organismo.

El siguiente paso a seguir en el proceso de limpiar tu lengua es usar las herramientas específicas y adecuadas para la higienización de la lengua. Un buen raspador o limpiador de lengua es una muy buena opción para que puedas limpiar la parte superior de tu lengua. Debes tener en cuenta que resulta fundamental que empieces a limpiar tu lengua siempre desde la parte de detrás hasta la parte de delante. Limpia la lengua desde la parte de más atrás que puedas para conseguir eliminar por completo todas las toxinas de esta zona de tu boca. Ten mucho cuidado cuando realices este proceso, coge aire y respira con profundidad por la nariz mientras limpias tu lengua si quieres evitar las náuseas. Si usas un raspador por la zona interna de la lengua esto puede llegar a darte muchas ganas de vomitar, con lo que resulta fundamental que lo hagas siempre concienciado/a y teniendo especial cuidado para evitar problemas, sobre todo como decimos al limpiar la parte más interna de la lengua.

Usar un rascador o limpiador de lengua debe hacerse siempre de manera muy suave y sutil, sin forzar para evitar problemas. Los expertos recomiendan usar el rascador siempre de atrás hacia delante y después de izquierda a derecha. Cuando termines de usar el rascador de esta manera limpia también tu lengua de derecha a izquierda para conseguir eliminar todas las toxinas posibles.

El siguiente paso a tener en cuenta para seguir limpiando tu lengua a la perfección pasa por aplicar una buena pasta de dientes de limpieza para higienizar al máximo tus dientes y tu lengua. La pasta de dientes oxigenada es la mejor alternativa para cuidar al máximo tu boca. Los expertos recomiendan dejarla encima de la lengua durante algunos segundos para después eliminarla frotando de nuevo desde atrás hacia adelante como con el raspador.

Finalmente es importante que vuelvas a enjuagarte cómodamente la boca de forma abundante usando de nuevo un enjuague bocal o un colutorio. Mejor utiliza enjuagues bucales que no lleven alcohol si quieres evitar irritaciones en la zona de la lengua. Esta parte de tu cuerpo es muy fuerte, pero también es muy delicada y por tanto es fundamental extremar al máximo su higiene y su limpieza para mantenerla en un estado de salud óptimo. Es muy importante dedicar el tiempo de limpieza suficiente a la higienización de la lengua y resulta básico limpiarla siempre con mucha delicadeza. Además es importante que igual que revisas y cuidas tus dientes y vas al dentista cuando tienes caries o sensibilidad dental acudas a un buen profesional si en algún momento sientes una molestia, cambio de color o cualquier otra señal en tu lengua que pudiese indicarte que tienes algún tipo de problema que requiera un tratamiento profesional.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.